img-81
img-93

La nueva generación en tecnología Mazda

Mazda apunta a ofrecer vehículos que den placer al conducir y enriquezcan la vida de sus dueños. Esto ha sido posible gracias al concepto Jinba-Ittai®, el cual logra un vínculo único entre el conductor y el automóvil. Este concepto dio vida a las tecnologías SKYACTIV®: innovaciones enfocadas 100% en el conductor.

Quisimos lograr una conducción con mucha mayor suavidad y que signifique un menor cansancio a la hora de conducir el vehículo. Así concebimos la tecnología G- Vectoring Control®, que trabaja de manera sutil ajustando la potencia y el peso del eje del vehículo, consiguiendo una suave transición entre las fuerzas G al frenar, girar y acelerar.

Experiencia de conducción mejorada

La tecnología G-Vectoring Control® (o GVC) permite un control más intuitivo del vehículo. El nuevo sistema ayuda al conductor a dar curvas sin que, prácticamente, sienta el movimiento en la cabina.

Hasta ahora las fuerzas G laterales y longitudinales de aceleración habían sido controladas por separado. GVC es la primera tecnología en el mundo que ajusta el torque del motor en respuesta de los movimientos del volante para controlar estas fuerzas de manera unificada. A su vez optimiza la carga vertical en cada llanta, consiguiendo un comportamiento suave y eficiente del vehículo.

mazda-920

G-Vectoring Control® (GVC) lo hace por ti

El sistema G-Vectoring Control® (GVC) está pendiente del volante para determinar a dónde realmente quiere ir el conductor. En función de esa lectura, el motor recibe instrucciones para generar menos fuerza (desacelerar), mantenerla, o aumentarla (acelerar). Así, el peso se reparte de forma más controlada entre las distintas ruedas sin hacer uso de los frenos. El control de estabilidad actúa sobre los frenos para recuperar la trayectoria deseada por el conductor, pero lo hace de forma más tardía. El G-Vectoring Control® (GVC) es instantáneo.

Ver video