img-15
img-74

El espíritu Mazda

Mazda ha transformado adversidad en oportunidad gracias a la creatividad y espíritu incansable de su gente - un espíritu que se ha convertido en sinónimo del lugar donde se encuentra establecida la compañía y su lugar en la historia.

Como consecuencia de la explosión de la bomba atómica en 1945, Mazda perdió 119 empleados y 335 resultaron heridos. Si se incluyen a sus familias, los números se multiplican considerablemente. Pero la resurrección de Mazda no es solo una dramática historia. Para el pueblo de Hiroshima, el renacimiento de Mazda está directamente ligado al resurgimiento de su propia ciudad.
La fábrica de Mazda estaba ubicada, como lo está hoy, en Mukainada, solo a unos kilómetros al sur de la “Zona Cero”, protegida por el Monte Hijiyama. Gracias a esto las instalaciones de la fábrica no sufrieron daños mayores, y durante el periodo de la post guerra, se convirtieron en el centro de operaciones de la ciudad de Hiroshima. Se convirtió en el hospital que dio alivio a los heridos y sus oficinas dieron refugio a los desamparados.

mazda-710

Para 1962 y gracias al gran compromiso de sus empleados, Mazda estaba dando el salto de ser una empresa local a tener éxito internacional, gracias al desarrollo del revolucionario motor rotatorio.
Más tarde, el Zoom-Zoom nació y surgieron autos como el Mazda6 y Mazda3 que han llevado a la compañía con gran éxito al siglo 21.
Mazda ha probado que el espíritu Mukainada sigue corriendo por sus venas. Con emocionantes nuevos modelos y tecnologías en desarrollo, el futuro de Mazda luce brillante.